Cómo hacer un jardín vertical en casa: guía completa para principiantes

Jardines vertical, en madera y estructura de metal con plantas verdes y exuberantes

Si eres amante de la naturaleza y de la decoración, seguramente has oído hablar de los jardines verticales. Este tipo de jardinería se ha puesto en los últimos años de moda, porque requiere de espacio en vertical, pero no en horizontal, por lo que es perfecto para pisos, apartamentos o casas que no dispongan de mucho terreno. Son una manera de dar un toque verde y fresco a nuestras vidas, y además presentan algunas ventajas frente a los jardines clásicos. Hemos elaborado esta pequeña guía para principiantes sobre cómo hacer un jardín vertical, para que aprendas paso a paso, utilizando técnicas y materiales adecuados para adaptarlo a la climatología de España.

¿Qué es un jardín vertical y por qué deberías tener uno?

Un jardín vertical, también conocido como muro verde, es una forma de jardinería en la que las plantas se cultivan en una pared vertical. Puede ser tanto en el interior como en el exterior de una vivienda o edificio. Estos jardines no solo son hermosos y decorativos, sino que también ofrecen una serie de beneficios para la salud y el medio ambiente. En primer lugar, los jardines verticales ayudan a purificar el aire y reducir la contaminación acústica. Esto se debe a que las plantas absorben dióxido de carbono y liberan oxígeno, creando un ambiente más saludable y fresco, y ayudándonos a respirar mejor. Además, actúan como aislantes térmicos, reduciendo la temperatura y ayudando a ahorrar energía, por lo que son una buena opción para recubrir paredes externas.

Otro beneficio de los jardines verticales es que pueden mejorar el estado de ánimo y reducir el estrés. Hoy en día estamos acostumbrados a vivir en ciudades donde todo es muy gris, y ver naturaleza y vegetación ayuda a sentir un mayor bienestar emocional, además de que tener como hobby la jardinería puede ser satisfactorio e incluso darnos algunos frutos si plantamos plantas como tomateras, etc.

¿Cómo hacer un jardín vertical paso a paso?

Un jardín vertical puede ser también artificial; sin embargo, estos tienen una mera función decorativa y requieren de la misma limpieza que otro elemento decorativo más de la casa. A nosotros personalmente, nos gustan los jardines verticales naturales, y te vamos a dar los pasos para crear el tuyo propio:

Jardín vertical creado con palets blancos

  1. Elige el lugar adecuado en casa. Si va a estar en el exterior, debes tener en cuenta si es una pared que reciba mucho o poca insolación, y si va a estar en el interior, debes asegurarte de que el espacio esté bien ventilado, que no tengas corrientes de aire y que le dé el sol. El balcón es una zona muy común para instalar este tipo de jardines porque recibe sol, pero también sombra (en la mayoría de los casos), aunque también puedes ponerlo por fuera de las paredes de casa o en un interior bien ventilado.

  2. Para construir tu jardín vertical, necesitarás una estructura que soporte el peso de las plantas y el sustrato. Puedes utilizar una pared prefabricada para este fin, o construir una estructura desde cero. Hay proyectos muy creativos como el de la Universidad Pontificia Bolivariana que te enseñan como hacer un jardín vertical usando materiales reciclados como botellas. También puedes usar palets de madera o estructuras de vayas que ya no se van a utilizar y darle otra vida a esos materiales. Por último, asegúrate de que la estructura que elijas sea resistente y esté bien fijada para evitar accidentes. Para este fin se suelen utilizar alambres o maderas que además son resistentes y estéticos.

  3. Elige plantas que se adapten a la climatología de tu área y a las condiciones del lugar donde instalarás el jardín. En Córdoba, por ejemplo, puedes optar por plantas resistentes al calor y a la sequía, como el jazmín, el geranio o la lavanda. También es importante considerar el tamaño de las plantas, para que no crezcan demasiado y ocupen todo el espacio. Te recomendamos planta que no tengan raíces muy profundas, y para empezar algo sencillo, que no requiera de muchísimos cuidados. Los potos o pothos son plantas trepadoras fáciles de cuidar que no requieren de mucha agua para mantenerse verdes y exuberantes. 

  4. El sustrato es el medio en el que las plantas crecerán. Debe ser ligero, drenar bien y contener nutrientes. Puedes comprar sustrato especial para jardines verticales o prepararlo tú mismo mezclando tierra de jardín, turba y arena en proporciones adecuadas. Si acabas de empezar con este proyecto te recomendamos que primeros uses uno comprado, pero para futuros proyectos puedes probar a crear el tuyo.

  5. Una vez que tengas la estructura y el sustrato listos, es hora de colocar las plantas en tu jardín vertical. Haz pequeños agujeros en el sustrato y coloca las plantas con cuidado, asegurándote de que estén bien sujetas. La colocación de las especies de plantas es importante, porque si colocar arriba plantas muy grande, con hojas que tapen al resto, quizá perjudiques el crecimiento de las más pequeñas. Debes contemplar que las plantas con hojas muy grandes deben ir abajo, y las más vistosas o que más sol y menos riego necesiten, arriba. Este es otro punto importante, debes asegurarte de regarlas, ya que es fundamental para mantener un jardín vertical saludable, y no te olvides de fertilizarlas para que crezcan mejor. Como algunas plantas no necesitan tanta agua como otras, juega con la colocación de los tipos de plantas y no pongas al lado las que no necesitan agua de las que si, porque terminarás perjudicando a una de ellas.

Herramientas que necesitas para hacer un jardín vertical y cuidar de él

Esta parte es muy similar a un jardín tradicional, solo que el tamaño de las herramientas va a ser algo más pequeño. Te recomendamos que tengas los siguientes objetos:

  • Rastrillo pequeño

  • Palita o pala pequeña

  • Azadillas

  • Cultivador

  • Tijeras de podar

  • Guantes

Esto es lo básico para poder empezar, pero puedes tener algunas herramientas extras como un medidor de PH o EC, que te ayudarán a cuidar mejor de tus plantas, aunque tienen un precio más elevado.

👉 ¿Necesitas un jardinero a domicilio? Llámanos

📞 677 69 68 66

Tipos de plantas para un jardín vertical o muro verde

Muchos tipos de plantas se pueden adaptar bien a estas condiciones de verticalidad, entre ellas las hierbas aromáticas, y así además podremos tener albahaca o perejil fresco. Las enredaderas son otras de las más usadas para este tipo de estructuras porque trepan y se enrollan alrededor de ellas quedando muy naturales, además de que no conllevan mucho mantenimiento.

Las suculentas también son muy populares para crear un jardín vertical, y además necesitan poca agua y se pueden adaptar a condiciones climáticas extremas, así que son perfectas para zonas del sur o la Meseta en España. Otra opción muy común para los jardines verticales son los helechos porque dan esa sensación de frescura y exuberancia, aunque son plantas que necesitan humedad y sombra, así que debes elegir bien donde ponerlas.

Pero no todo son plantas al uso, también puedes poner flores como los geranios, que tienen unos colores muy llamativos, aunque necesitan unas cuentas horas de sol y mucha agua, o las begonias, ideales para exteriores, ya que necesitan mucha luz y además florecen todo el año. Eso sí, la temperatura ideal para ellas está entre los 17 y los 23 grados, con mucha humedad, así que son más para zonas de costa sin grandes cambios de temperatura.

Estas son solo algunas ideas, pero puedes buscar que tipo de plantas te gustan más e intentar encajarlas en tu jardín vertical, eso sí, ten en cuenta que se deben adaptar bien a la climatología de tu entorno, y también a su posición dentro del jardín vertical, porque si vas a poner helechos, por ejemplo, ponerlos en las zonas más altas y secas puede hacer que se estropeen.

 Beneficios de tener un jardín vertical natural en casa

Ahora que ya sabes cómo hacer tu jardín vertical, te dejamos una lista de ventajas y beneficios para que termines de dar el paso:

  • Mejora la calidad del aire

  • Mejora la sensación térmica

  • Reduce el estrés y te hace sentir mejor

  • Puedes cultivar plantas para especias, comestibles o usos medicinales

Ahora que ya conoces los puntos de partida para empezar con tu jardín vertical, te hacemos un breve repaso de todo lo que hemos comentado en este blog. Recuerda que debes seleccionar bien la ubicación y las plantas, para que si escoger una pared con mucho sol, las plantas sean de este tipo, y no plantas que necesitan mucha sombra. Puedes combinar varias especies, pero ten cuidado, organízalas bien y que unas no tapen a otras, o que no sean radicalmente opuestas y los cuidados de una perjudiquen a la otra.

Con todo esto, no lo pienses más y atrévete a crear tu propio jardín vertical. No solo estarás decorando tu hogar, sino que también estarás contribuyendo al cuidado del medio ambiente y mejorando tu bienestar. ¡Anímate y dale vida a tus paredes con un hermoso jardín vertical!

Sin comentarios

Añadir un comentario

Buscar
Lo más visto